La butaca más resistente es la única capaz de resistir el dolor y la impotencia de los padres de un niño con cáncer